lunes, febrero 22, 2016

LA BUSQUEDA DEL CAMINO ESPIRITUAL

Cuentan que un hombre mayor que había recorrido miles de kilómetros en la búsqueda del camino espiritual, se topó un día con un monasterio perdido en la montaña. Al llegar allí, tocó a la puerta y pidió a los monjes que le permitieran quedarse a vivir en ese lugar para recibir enseñanzas espirituales.
El hombre era analfabeto, muy poco ilustrado, y los monjes se dieron cuenta de que ni siquiera podría leer los textos sagrados, pero al verlo tan motivado decidieron aceptarlo. Los monjes comenzaron a darle, sin embargo, tareas que, en un principio, no parecían muy espirituales...
- Te encargarás de barrer el claustro todos los días –le dijeron.
El hombre estaba feliz. Al menos, pensó, podría reconfortarse con el silencio reinante en el lugar y disfrutar de la paz del monasterio, lejos del mundanal ruido. Pasaron los meses, y en el rostro del anciano comenzaron a dibujarse rasgos más serenos, se lo veía contento, con una expresión luminosa en el rostro y mucha calma.
Los monjes se dieron cuenta de que el hombre estaba evolucionando en la senda de la paz espiritual de una manera notable. Un día le preguntaron:
- ¿Puedes decirnos qué práctica sigues para hallar tanto sosiego y tener tanta paz interior?
- Nada en especial. Todos los días, con mucho amor, barro el patio lo mejor que puedo y al hacerlo, también siento que barro de mí todas las impurezas de mi corazón, sobre todo los sentimientos, los recuerdos y pensamientos que estorban.
---------------------------
Un punto que todos necesitan captar es que el discípulo que progresa no pasa a nuevas zonas o campos de percepción como si lo hiciera continuamente de un plano a otro. Lo fundamental es que todo lo que ES se halla siempre presente. El Reino de Dios está presente en la Tierra y siempre lo ha estado, pero sólo algunas personas conocen sus signos y manifestaciones. Los iniciados avanzados perciben con la misma claridad los sonidos y las visiones del mundo celestial (según lo llaman los místicos), como ustedes pueden ver y oír las cosas del plano físico cuando entran en contacto con ellas durante el trabajo diario.
Telepatía y vehículo eterico (AAB-DK)

2 comentarios:

leonardo paez dijo...

lo que sucede con el hombre que barre por supuesto que tambien tenemos el aura creada por lo monjes un aura de paz y que sirve de base para el desarrollo de la conciencia pero hay algo muy muy simple que la gente no hace al menos concientemente al barrer y utilizar su mente se desmagnetiza negativamente no hace falta ir a barrer al templo el hombre hubiera encontrado la paz y la luz en su rostro si lo hubiera echo con el mismo amor y el mismo pensamiento en cualquier otro patio ...y si al bañarte piensas lo mismo especialmente con agua fria te sentiras mejor si piensas esta agua se lleva toda mis malas energias toda depresion mal humor cuantos lo hacen ? te sentiras igual de bien con el tiempo ..igual que el hombre ..saludos !!!

Manu dijo...

Muchas gracias Leonardo...tal y como comentas hay infinitas de formas de barrer lo que sobra e infinitos monasterios donde ponerlo en practica :-)

Saludos y Abrazos
Manu